Tiffin de crudos

Tiffin de crudos

Desde que abrimos nuestras puertas el pasado 15 de marzo, hay un capricho de la carta que se ha convertido en el rey de corazones: el tiffin de crudos. ¿Qué es un tiffin? se preguntan muchos cuando leen la carta. El tiffin en sí no lo tenemos, tan solo tenemos el dabba, un tradicional tupper indio, de metal, que si habéis visto la peli The lunch box os resultará algo más familiar. En el dabba, los indios llevaban su almuerzo, su tiffin.

Nosotras en el dabba hemos encerrado tres ricos manjares crudos: un humus de garbanzos, una ensalada de quinoa y un tartar de langostinos. Nuestros amigos, que siempre quieren más, exigen un cuarto piso con ceviche de lenguado y nosotras que somos unas flojas… hemos hecho ya del tiffin un festín.

1150155_1528581570770501_7067146307134710769_n

Fue un flechazo, os lo tenemos que decir. Una tarde fría de febrero nos fuimos a ver a Paco, Francisco Segarra para los mitómanos del diseño, con el fin de elegir unas cuantas sillas para Sweet Victoria y… entre silla y silla, allí estaba el dabba. Lo había traído de su último viaje a la India y decoraba una mesa gigante, preciosa, servida como si un grupo de influencers hubiese reservado en la penumbra de la nave para cenar esa noche (esta es ya otra historia). Surgió el amor y sin permiso, la misma pasión, espetó de boca nuestra:

-Paco… ¿Ese tupper indio está en venta?

-Ese y cincuenta más.

-¿Cómo se llama?

-Tiffin, creo (se llamaba dabba… pero dentro de esas cuatro latas, a miles de kilómetros de Almazora, él se había comido un tiffin).

-Vamos a hacer un Tiffin de crudos.

-Lo probaré -sonrió enseñando sus perfectos dientes encalados y su complicidad, aventando nuestro proyecto como solo los soñadores saben empinar-.

-Las sillas también nos las llevamos 😉

tiffin

¿Para qué os contamos todo esto? Es una excusa para daros la receta. Para que os refresquéis en casa, para que os compréis un dabba, para que disfrutéis de la ceremonia de abrirlo con vuestros amigos, para que cuando lo sirváis, os acordéis de nosotras, de nuestras cosas, de las vuestras, de que detrás de todo siempre hay algo bonito que contar y que recordar. Para que soñéis despiertos y viajéis a la India con las manos, con la vista, con el corazón del que nunca ha emprendido ese viaje y se plantea que un tupper no solo es un recipiente y que una comida no es solo un alimento.

tiffin_

“Querido Daniel, cuanto antes usted se de cuenta de esto, mejor: nada en esta cochina vida vale dos duros si no tienes alguien con quien compartirlo”.

La sombra del viento (Carlos Ruiz Zafon).

Sweet.

Related Posts

Comments are closed.